Cabinho, soberano del gol en México

By Leonard H. Waldman
In Fútbol Vintage
abril 26, 2013
0 Comments
241 Views

No existe un jugador más identificado con el gol en el fútbol mexicano que Evanivaldo Castro “Cabinho”, un jugador casi desconocido cuando llegó a nuestro país y que se convertiría en un verdadero ídolo de los Pumas de la UNAM… y en el máximo goleador en la historia de nuestro balompié.

Cabinho nació el 28 de abril de 1948 en Salvador de Bahía, Brasil. Se ganó su apodo por el gusto que tenía por vestir con prendas militares. A los 21 años debutó con el América de San Pablo de la tercera división paulista, anotando 17 goles en el torneo de 1969. Tras ello, fue fichado por el Flamengo, donde no tuvo mucha actividad (anotó un gol en apenas seis juegos). Un año después fue llevado al Portuguesa, donde comienza a destacar como goleador anotando siete tantos en 17 encuentros. Tras un breve paso por el Atlético Mineiro, donde casi no juega pero anota dos tantos, regresa al Portuguesa, donde firma nueve dianas y consigue el campeonato paulista de 1973.

Guillermo Soberón Acevedo, entonces rector de la UNAM, aprueba nuevas contrataciones para el equipo universitario en ese año. Cabinho había sido observado por la gente de Universidad. El brasileño ve una buena oportunidad en México y no duda en firmar para el torneo 1974-1975. Su presentación cae bien en el equipo universitario, ya que anota 17 tantos… ¡era la mejor cosecha para un Puma desde los tiempos de Etcheverry y Borja!

Los títulos no tardarían en llegar para los nuevos Pumas, que contaban con jugadores de la clase de Miguel Mejía Barón, Leonardo Cuéllar, Bora Milutinovic y Héctor Sanabria. El equipo universitario era dirigido por el húngaro Arpad Fekete. Universidad ganó el campeonato de Copa de 1975 tras vencer al América por 1-0, y luego el Campeón de Campeones al derrotar al Toluca por el mismo marcador. Además, el club dejó de ser una carga económica para la Universidad cuando Bernardo Quintana creó el Patronato del club. Guillermo Aguilar Álvarez se convirtió, asimismo, en el Presidente del equipo.

Pese a que Fekete era un entrenador enteramente defensivo, Cabinho fue campeón de goleo en el torneo 1975-1976 con 29 tantos, si bien en la liguilla el equipo fue “bailado” por el modesto Unión de Curtidores, algo que causó el enojo de la directiva encabezada por Aguilar Álvarez y Arnoldo Levinson, que deciden despedir a Arpad Fekete al considerar como un fracaso no levantar el título de liga.

La llegada de Jorge Marik, otro húngaro, permitió a Cabinho contar con más oportunidades al frente, pues el equipo tomó un estilo ofensivo y espectacular. Además de Castro, esos Pumas contaban con Leo Cuéllar, Hugo Sánchez, Juan José “La Cobra” Muñante, Spencer Coelho, José Geraldo “Cándido” y Arturo “Gonini” Vázquez Ayala. Con tanta calidad, era imposible que el brasileño no consiguiera otro título de goleo en la temporada 1976-1977, anotando 35 tantos. Además, el “Cabo” hizo el tanto del triunfo en la final de liga ante la Universidad de Guadalajara, en un partido disputado en el Estadio Azteca por problemas de huelga en la UNAM. ¡Los Pumas levantaron su primer título! Cabinho fue clave en este éxito.

En la temporada 1977-1978, Marik deja a Universidad por una buena oferta del Club Deportivo Toluca, quedando el mando en Bora Milutinovic. El yugoslavo comenzó la renovación del equipo dando oportunidad a los jóvenes Hugo Sánchez, Enrique López Zarza y Gustavo Vargas. Los Pumas comenzaron a desprenderse de algunos extranjeros, algo fundamental para la filosofía del club.

Cabinho encontró en Hugo Sánchez un compañero ideal para perforar la meta contraria como metralleta. Así, en ese torneo anota 33 goles y vuelve a obtener el título de goleo. Sin embargo, los Pumas pagaron caro el precio de ser el mejor equipo de la primera división: el mundial de Argentina 1978 le quitó a cinco de sus titulares: Vázquez Ayala, Leonardo Cuéllar, Hugo Sánchez, Enrique López Zarza y el peruano Juan José Muñante. Don José Antonio Roca, entrenador nacional, decidió llevar a un equipo ligero y joven, algo que tenían muchos Pumas, aunque al final la apuesta no le pagó. Muñante, por el contrario, tuvo una destacada actuación con la selección inca.

Sin los jugadores que normalmente ayudaban a Cabinho en el ataque, los Pumas fueron presa fácil para la Universidad de Nuevo León en la final de este torneo. El Cabo apenas anotó dos goles en la fase de Round Robin.

Para la temporada 1978-1979, la última del Cabo con los Pumas, el brasileño compartió el título de goleo con Hugo Sánchez al anotar cada uno 27 tantos. Los Pumas volvieron a llegar a la final, pero se toparon con el ultradefensivo y canchero Cruz Azul, que se dedicó a deshacer el juego de Universidad, imponer su ritmo lento y aprovechar sus ocasiones con jugadores de gran calidad al ataque. La derrota final de 2-0 habla mucho de esa serie.

Aunque parecía imposible que Cabihno saliera, Bora Milutinovic entendió que el relevo generacional estaba casi completo, con lo cual los Pumas deciden vender a Evanivaldo Castro al Atlante. Fue un movimiento que dolió a la afición universitaria, pues Castro era un verdadero ídolo, pero el tiempo daría la razón a Milutinovic y Aguilar Álvarez; Pumas es un equipo productor.

Cabinho ganaría tres títulos de goleo más con el Atlante, en las temporadas 1979-1980, 1980-1981 y 1981-1982. Su gran calidad no permitió a su equipo vencer a los Tigres en la final del torneo 1981-1982. Con los azulgrana compartió equipo con el polémico argentino Ricardo La Volpe y el polaco Grzegorz Lato.

El brasileño todavía levantó un título de goleo más en México con el León,en la campaña 1984-1985, anotando 26 tantos. Tras ello, regresó a su país con el Paysandú, donde no tuvo participación.

Evanivaldo Castro se retiró con la camiseta de los Tigres de la UANL en la temporada 1986-1987, marcando nueve goles para dejar su marca como el máximo goleador en la historia de la Liga Mexicana con 312 tantos.

Cabinho trabajó un tiempo en las fuerzas básicas de Universidad, para luego ser entrenador de los Lobos BUAP en el año 2002. El éxito no lo acompañó en esta etapa, por lo cual regresó a Brasil.

Además de todos sus récords, Cabinho es el 34° goleador en la historia del fútbol con sus 331 tantos, y quinto entre los brasileños sólo debajo de Pelé, Romario, Zico y Friedenreich.

0 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>